viernes, 22 de octubre de 2021

A sangre y fuego. Manuel Chaves Nogales

Qué feliz descubrimiento literario ha sido leer “A sangre y fuego” (Libros del Asteriode), de Manuel Chaves Nogales. El libro me llegó como regalo de un amigo que me sugirió que lo leyera. Quizás él, mi amigo –también escritor, podéis leer la entrevista que me concedió al pie de esta reseña*–, sí sabía de mi afición por la narrativa breve. Quizá no de mi hartazgo de la literatura sobre la Guerra Civil Española. De ahí la doble alegría. 

  Son nueve los relatos –como también nueve son los que recogió otro gran cuentista, J. D. Salinguer… aunque ahí acaban las coincidencias– que componen “A sangre y fuego”. Dos de ellos inéditos, acompañados para esta edición por una excelente introducción de María Isabel Cintas.  Fueron escritos entre 1936 y 1937. Este año fueron publicados en Chile, inicialmente en varias revistas internacionales. 

  Si uno se para a leer el subtítulo del libro, “Héroes, bestias y mártires de España” puede hacerse quizá una idea de los personajes que van a aparecer en las páginas de estas historias. Y pensará así que se acercarán a la ficción, pero nos advierte una nota inicial que «cada uno de sus episodios ha sido extraído fielmente de un hecho verídico; cada uno de sus héroes tiene una existencia real y una personalidad auténtica.» Tenemos así en “A sangre y fuego” una colección nueve historias rayanas en lo testimonial acerca de lo ocurrido en la guerra civil. Chaves denuncia así las atrocidades cometidas por ambos bandos, de ahí el subtítulo. En el primero titulado “¡Masacre, masacre!” nos sitúa en Madrid, donde, como primeras imágenes, un avión deja caer como una pompa de jabón su letal cargamento sobre la población civil... 

  Su prosa conmueve, impresiona e invita a la reflexión incluso habiendo transcurrido tres cuartos de siglo desde el final de la contienda. En “El tesoro de Briesca”, por ejemplo, desde un humilde pueblo manchego nos asomamos a lo que supuso el expolio y saqueo de obras de arte a pesar de la determinación de sus vecinos: “Los tesoros eran del pueblo y seguirían la suerte del pueblo”. Si nos sumergimos en el relato “Los guerreros marroquíes”  descubriremos la triste suerte de Mohamed en la sierra de Gredos, aunque también el asalto de los sublevados a Madrid con el apoyo de facciones de musulmanes “esclavos de la disciplina guerrera.”   

  Los dos últimos relatos de “A sangre y fuego” nos emplazan a Bilbao. Si conmovedora es la historia de “El refugio”, qué interesante guiño hace el autor en “Hospital de sangre.” El valor de una vida parece medirse de manera bien distinta en tiempos de paz y de guerra. Curiosamente, la última palabra del último de los relatos es Valencia. Y digo curiosamente porque fue en Valencia donde la sangrienta Guerra Civil Española puso el punto final a tres años de barbarie. 

Quedarán heridas, pero puestos a quedarme, prefiero la lectura lúcida y vibrante de Manuel Chaves Nogales en “A sangre y fuego


Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897– Londres, 1944). Se inició muy joven en el periodismo, primero en Sevilla y más tarde en Madrid. Entre 1927 y 1937, Chaves Nogales alcanzó su cénit profesional escribiendo reportajes para los principales periódicos de la época y ejerciendo, desde 1931, como director de Ahora, diario afín a Manuel Azaña. Al estallar la guerra civil se puso al servicio de la República y siguió trabajando como periodista hasta que el gobierno abandonó definitivamente Madrid, momento en el que decidió exiliarse en Francia. La llegada de los nazis, que describiría magistralmente en el ensayo “La agonía de Francia” (1941), le obligó a huir a Londres. Fue autor de una espléndida obra literaria, destacando sus libros sobre Rusia: “La vuelta a Europa en avión. Un pequeño burgués en la Rusia roja” (1929), “La bolchevique enamorada” (1930), “Lo que ha quedado del Imperio de los zares” (1931) y “El maestro Juan Martínez que estaba allí” (1934); o su libro más famoso, “A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires de España (1937)”. Su obra fue condenada al ostracismo durante medio siglo y redescubierto en la década de los noventa. Actualmente es considerado uno de los grandes periodistas y escritores españoles del siglo xx.

A sangre y fuego. Manuel Chaves Nogales. Libros del Asteriode.

Te puede interesar:

(*) Entrevista a Vicente Andújar. Autor de la novela: Tres republicanos

reseña de El jardín de los frailes. Manuel Azaña

martes, 19 de octubre de 2021

ConcentrAcción. Jean-Yves Ponce

Estoy de acuerdo con lo que propone Jean-Yves Ponce en su ConcentrAcción (Oberón) en su portada. En ese subtítulo donde habla de mejorar la atención en un mundo hiperconectado. 

  En nuestro día a día son muchos los factores que nos distraen, que nos dispersan de las cosas importantes. Y como resultado de ello nos quejamos de la “falta de memoria” -que a veces queremos achacar a la edad; o no-, o de la falta de tiempo dejando para última hora las tareas importantes con el consabido estrés… Lo cual es un flaco favor a nuestra salud mental. 

  No, no me he desconcentrado a la hora de hablar de ConcentrAcción. Ponce lo ha planteado en una serie de capítulos hilvanados por una historia protagonizada por un profesor y un alumno nervioso ante unos importantes exámenes. Detalles aparte, los consejos que el primero va a ir dándole al segundo sirven tanto para jóvenes como para no tan jóvenes. 

  La procrastinación es un síntoma, como la ya mencionada “falta de memoria” de una enfermedad de amplio espectro. Lo primero que nos aconseja Ponce es darnos cuenta de nuestra realidad, parar y ser conscientes de que a veces la falta de concentración es por ir demasiado rápidos, en piloto automático. 

  Luego, y como resume el título, tocará pasar a la acción. Lo haremos gracias a una serie de sencillas técnicas tan eficaces como intuitivas que nos permitirán, por ejemplo, mejorar nuestras capacidades de seguir concentrado ante tareas difíciles. O proteger nuestro cerebro del estrés de trabajar en el último momento… Todo un clásico, ¿a que sí? También nos ayudará a disponer de más tiempo gracias a organizarnos mejor, a gestionarnos mejor priorizando tareas. Además de los puntos claves en cada capítulo, al final de estos hallaremos una ficha de recapitulación con lo más importante… para concentrarnos en lo fundamental, vaya. El tiempo es el mismo para todos pero no todos saben aprovecharlo igual. 

 ConcentrAcción nos invita a incrementar nuestros periodos productivos y creativos gracias a saber concentrarse, a prestar atención al momento presente y a saber dosificar nuestra energía. Porque “allí donde va tu concentración -afirmó el también escritor y orador motivacional Anthony Robbins-, va tu energía.” 


  Jean-Yves Ponce es especialista en memorización desde 2011. Escritor y formador, utiliza diversas técnicas del Arte de la Memoria, conocidas desde la antigüedad, pero adaptadas al mundo moderno. Es un entusiasta de las nuevas formas de aprendizaje, de la neuroergonomía y de la economía del conocimiento. Actualmente se dedica a enseñar a memorizar correctamente, así como a desarrollar sus facultades de concentración, aprendizaje y eficacia profesional. 

 ConcentrAcción. Jean-Yves Ponce. Ediciones Oberón. Trad.: Íria González Allegue.

jueves, 14 de octubre de 2021

Un país de novela. Pepo Paz Saz

Hay muchas formas de visitar una ciudad, un destino geográfico; a quienes nos gusta la literatura Un país de novela (Anaya Touring). de Pepo Paz Saz, es sin duda una de las mejores maneras. Quizá sea una afirmación exagereda, lo admito, pero he tenido oportunidad de visitar La Mancha y he pensado en el Ingenioso Hidalgo manchego. ¿Cómo abstraerse de la novela Viaje a la Alcarria de Camilo José Cela si uno visita esta comarca? 

  Siendo así, en Un país de novela su autor seguro que ha querido invitarnos a descubrir estos rincones con la mente puesta más allá de las plazas, parques, parajes naturales y caminos de Madrid, Barcelona, Zaragoza… Y así hasta los 15 destinos literarios del libro. “Leyendo se viaja antes, más y mejor”, leemos en la presentación de Un país de novela

  Leer y viajar. Deambular por la geografía nacional, por la Córdoba secreta de Pío Baroja, la Pamplona sanferminera de Hemingway, el gran Bilbao de la margen izquierda de Edurne Portela o la Vigo detectivesca de Domingo Villar, por poner otros ejemplos. Nos quedan más hasta esos 15 Destinos literarios de España, por supuesto. 

  La Salamanca de Carmen Martín Gaite, la regia León de Juan Pedro Aparicio, la plácida Oviedo de Ana Lena Rivera o la Ruta Lorquina por Granada de la mano de nuestro poeta más internacional. Junto a las palabras, las imágenes. Los escenarios donde los personajes se han movido literariamente se muestran en color, por derecho propio, a través de una exquisita selección fotográfica. Así, cada una de las ciudades o rutas nos ayudarán a transportarnos a una real e irreal a un tiempo variedad de destinos literarios  de España, a Un país de novela.

  Quién sabe si alguna de las lectoras o lectores se animará a editar su propio libro con nuevos destinos de nuestra piel de toro. Ciudades como la Valencia de Blasco Ibáñez, la esplendorosa Sevilla de Belén Rubiano o la marinera Cartagena en La carta esférica, de Arturo Pérez-Reverte. Quince ciudades y rutas literarias que para descubrir o redescubrir un país de novela esperando al otro lado de la puerta de casa, al girar las páginas de este libro.


Pepo Paz Saz es editor independiente y fotoperiodista. En los últimos 22 años ha publicado regularmente sus crónicas viajeras en el diario El Mundo y en la revista DeViajes, entre otras. , es autor del libro de relatos "Las demás muertes". En la actualidad colabora con la editorial Anaya Touring, sello donde ha publicado: "101 Destinos de España sorprendentes", "101 lugares de Madrid sorprendentes", "Madrid. Acuarelas de viaje" "Viajar en tren por el norte de España", "Un corto viaje a Soria" y "Los mejores destinos para observar los cielos en España". Ha coordinado el volumen ilustrado "El síndrome Wanderlust. 11 relatos viajeros". En 2006 obtuvo el Premio Región de Murcia de Turismo (modalidad Periodismo y Comunicación).

Un país de novela. Pepo Paz Saz. Anaya Touring.