jueves, 22 de octubre de 2020

Resina. Ane Riel

Resina (Destino), de Ane Riel, no estaba entre mis lecturas para octubre. Llegó casi por casualidad. Leí la sinopsis y me llamó la atención, cierto, pero pasó casi desapercibida. Me bastó leer las primeras páginas para convertirme en un insecto atrapado por esa resina metafórica con la que titula Riel su novela.

 Resina narra la historia de la familia Haarder. Conocemos a los personajes por la voz de Liv, la pequeña, de las cartas de María, su madre y de un narrador que va encajando la trama. Rodeados de la naturaleza salvaje en medio de una pequeña isla, el padre de Liv ha ido acumulando objetos durante años. Y en esa naturaleza de la isla y entre esas toneladas de objetos aparentemente inservibles nos sumerge Riel. Lo hace con una extraordinaria narración de interés creciente, fluyendo como resina. 

   A los ojos de la joven Liv ciertos hechos pueden parecer un juego, pero no lo son. Incluso cuando se la da por desaparecida, cuando su padre denuncia que se adentró con una barca en el mar y ya no regresó. Porque en esa pequeña isla ocurren cosas, la vida y la Muerte se tocan, se miran a los ojos y fluyen lentamente. 

   La familia Haarder guarda objetos y secretos, seremos los lectores quienes iremos descubriéndolos con el desasosiego delicioso de una novela negra galardonada, con justo merecimiento, con varios premios literarios. Invito a los amantes del género y a quienes gusten de la buena literatura a que conozcan a Liv Haarder, a su familia, a que se dejen atrapar por esta ambarina historia desde la portada, en esta Resina de Riel poderosa y subyugante de principio a fin.

   Ane Riel debutó en la narrativa para adultos con Slagteren i Liseleje, que recibió en 2013 el premio a Mejor Primer Novela por parte de la Academia Danesa. Antes de dedicarse a la escritura, Ane Riel publicó varios libros para niños, incluidos libros educativos sobre arte y arquitectura. Está casada y vive en Liseleje, Dinamarca.

Resina. Ane Riel. Ed. Destino.

miércoles, 21 de octubre de 2020

La Agenda Gourmet 2021 llega a las librerías digitales

Por tercer año consecutivo el chef Sebastian Simon publica la Agenda Gourmet Solidaria. La Agenda Gourmet 2021 llega este año con más contenidos que nunca y en colaboración con grandes chefs como Martín Berasategui, Elena Arzak, Susi Díaz, Mario Sandoval o Paco Roncero.

La Agenda Gourmet 2021 viene prologada por Diego Guerrero y este año recaudará fondos para la Fundación Aladina. una organización sin ánimo de lucro que proporciona apoyo integral a niños, adolescentes y familiares de enfermos de cáncer y a la que irán el 50% de los beneficios.

En esta edición de 2021 además de todos los contenidos habituales que una agenda completa debe tener (planificador anual, vista mensual y dos páginas para cada semana, hojas de anotaciones, etc.), en sus 250 páginas cuenta con jugosas novedades. 

Incluye recetas originales para cada momento del año incrementándose hasta un total de 40, cada una de ellas armonizada con una lección de maridaje. A cada plato le acompaña  la bebida más adecuada (¡no solo por vinos!); una recomendación de libros de cocina y películas gastronómicas. También frases inspiradoras de grandes chefs, un calendario de días mundiales relacionados con la gastronomía; un listado de eventos gastronómicos en España. No podía faltar, además, un planificador semanal de comidas, escapadas gourmet a destinos nacionales e internacionales y espacio para reseñar vinos y cervezas como un catador profesional.  

La Agenda Gourmet 2021 está ya disponible por solo 12,00 € en todas las librerías digitales.

Contacto: chef@gourmetlikeme.com  

Visita GOURMET LIKE ME en  gourmetlikeme.com

lunes, 19 de octubre de 2020

Galdós un escritor en Madrid

Galdós un escritor en Madrid (Oberon), es una novela gráfica escrita e ilustrada por Carmen Fernández Etreros y Guillermo Menéndez Quirós

 A lo largo de sus más de 120 páginas seguiremos los pasos del gran novelista canario Benito Pérez Galdós. De hecho, es el propio Galdós quien nos recibe al inicio del libro, para contarnos entre recuerdos su llegada a Madrid, sus viajes y los hechos que marcaron su vida. El ambiente de la capital de España le llamó la atención, sobre todo sus gentes, el paisanaje. Lo reflejó en sus novelas que pronto calaron entre las y los lectores de la villa y más allá de aquel Madrid de contrastes. Galdós un escritor en Madrid también es un paseo por la Historia porque desde su llegada a Madrid en 1862 a su fallecimiento en 1920. 

   Precisamente este año se cumple el centenario de su muerte y este libro viene a descubrirnos (o redecubrirnos) al autor de novelas tan populares como Fortunata y Jacianta, Misericordia o los Episodios Nacionales. Autor prolífico, las mujeres tuvieron un papel muy destacado en su vida y en la de sus novelas. 

  Galdós un escritor en Madrid está narrada en contrapunto, de los años finales del autor a su pasado. En las viñetas se reflejan los momentos de felicidad, pero también los de desesperación o tristeza. Galdós supo conectar con los lectores de su época, con las clases más pobres porque siempre se sintió conmovido por los que no lo pasaban bien en unos años de inestabilidad política y social, con la tuberculosis y el cólera como pan de cada día. 

   Falleció pobre, en Madrid, lejos de su Las Palmas natal, pero consciente de que vivió una vida plena, ajeno a las habladurías por querer ser libre en el amor. Por ello, más de veinte mil madrileños acompañaron su féretro hasta el cementerio de la Almudena desde el Ayuntamiento. En este centenario de su marcha, leer Galdós un escritor en Madrid es una excelente manera de acercarnos al gran escritor, novelista y dramaturgo, sin duda uno de los más grandes autores españoles de todos los tiempos. Va por usted, don Benito.

  Por cierto, el prólogo es de Marta Rivera de la Cruz*, a quien tuve la oportunidad de conocer y entrevistar.

  Galdós un escritor en Madrid. Carmen Fernández Etreros y Guillermo Menéndez Quirós. Ed. Oberon.

(*)Entrevista a Marta Rivera de la Cruz.

viernes, 16 de octubre de 2020

Jack Frusciante ha dejado el grupo. Enrico Brizzi

Me gusta cómo empieza Jack Frusciante ha dejado el grupo (Nocturna ediciones), de Enrico Brizzi. No es la típica novela de adolescentes ni pretende serlo. Y aunque hace más de un cuarto de siglo que fue escrita por el “Salinger de Bolonia” (como le apodó la crítica) hay una frescura en su prosa, en el discurrir de la historia. 

  Se aprecia un claro guiño a la obra más emblemática del auténtico Salinger. Al protagonista de El guardián entre el centeno. También al de El Principito de Saint-Exupéry

   «El viejo Alex» pedalea y mucho a lo largo de la novela, su bicicleta parece acercarle a los sitios y, otras veces, alejarle de lo que le molesta o le preocupa. 

  Destacan tres personajes secundarios, o dos y medio, además del lenguaje de Brizzi en este Jack Frusciante ha dejado el grupo. El personaje de Adelaide -Aidi para los amigos-, del que “nuestro amigo”, “nuestro diablo”,  “el viejo Alex" está enamorado. Es un amor sin sexo, de besos, abrazos, complicidades y sueños aunque una fecha límite en el horizonte parezca transformarlo. Su amigo Martino con el que tiene tanto en común sin saberlo, por ejemplo la búsqueda de la felicidad... Y la música. Esta es el tercer personaje de Jack Frusciante ha dejado el grupo. Más allá del grupo Red Hot Chili Peppers sobre el que pivota el título de la novela se oyen a los Tesla, a los Smith, los Madness, los Splatter Pink, Pink Floyd o los Pogues entre otros. 

   «El viejo Alex» pedalea y se divierte, o se preocupa o diserta en los lavabos del instituto; reflexiona para sí subido en la bicicleta o tumbado en la cama “...algunas cosas en la vida de un hombre solo pueden suceder una vez.” La fuerza y la ignorancia a veces triunfan, piensa, tanto en Italia como en el resto del mundo. 

 A veces la mejor opción es irse cuando se está entero todavía. Como el guitarrista de los Red Hot Chili Peppers en la cima del éxito. «El viejo Alex» lo entiende, a él le pasa, seguirá pedaleando, con los ojos brillantes, sin llorar, quizá por la velocidad sobre su bicicleta. Siempre quedarán las tardes sobre la hierba, escuchando música y. 


 Enrico Brizzi (Bolonia, 1974) estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Bolonia, donde fue alumno de Umberto Eco. En 1994, debutó con Jack Frusciante ha dejado el grupo, traducida a veinticuatro idiomas y adaptada al cine en 1996. Ha cultivado profusamente el género de la novela, el del cuento y el del reportaje. Su pasión por el senderismo  le ha llevado a publicar también guías e itinerarios de excursiones por Italia.

Jack Frusciante ha dejado el grupo. Enrico Brizzi. Nocturna ediciones.

martes, 13 de octubre de 2020

“Wabi Sabi” Entrevista a Tomás Navarro

La editorial Paidós está de celebración. Este mes de octubre celebra su 75 aniversario. Son muchos los libros que he leído y reseñado para medios de esta editorial. Por ello, me uno a esta fiesta de la cultura compartiendo esta entrevista que me concedió Tomás Navarro tras la publicación de “Wabi Sabi” (Paidós). Navarro es un habitual en Maleta de libros, ya que me concedió sendas entrevistas con sus dos anteriores obras: “Fortaleza emocional” (2015) y “Kintsukoroi” (2017). 

  Ginés Vera: Leemos en “Wabi Sabi” acerca de la autoresponsabilidad, al hilo del término “culpa”. Nos dice que la responsabilidad es «el mejor mecanismo de autocontrol del que disponemos, ya que nos permite regular nuestra conducta.» Háblenos sobre esa terna: la "fea" culpa, la equivocación y la autoresponsabilidad.

  Tomás Navarro: El error es normal, equivocarse es algo que debemos contemplar ya que vamos viviendo una vida jamás antes vivida… Pero una cosa son los errores y otra las precipitaciones. Montar en moto con un persona drogada no es un error, es una estupidez, tener sexo con un desconocido sin protección, pues lo mismo. Es más la responsabilidad, el hecho de asumir las consecuencias de tus decisiones, es la clave para cometer menos errores. Es por eso que pensar en las consecuencias de tus actos y de tus nos actos, nos permiten crecer como personas e integrarnos mejor en nuestro entorno.

  G.V.: Entre la frases para recordar, -para memorizar, casi-, me gusta esta de que «el problema no son las grandes contrariedades.» Curiosamente nos alerta de que nuestro verdadero problema es que «no sabemos gestionar los pequeños problemas del día a día.» ¿Es cierto, nos pierden los detalles?

  T.N.: Sí, ignoramos lo pequeño y la suma de pequeñeces acaba siendo algo ingobernable. Atiende a las pequeñas señales y estarás en mejor disposición de gestionar los problemas. Esto es como un dolor de muelas. Ignoramos un dolor pequeño en vez de atenderlo y al final todo se complica, cuando asistir al dentista a las pequeñas y pequeñas señales nos hubiera ahorrado un sufrimiento sin sentido.

  G.V.: Al igual que con el autoconcepto, nos invita a "actualizar" nuestra autoestima porque ambos conceptos no son estáticos sino dinámicos, evolucionan con nosotros. Me ha recordado a los programas informáticos, ¿nos debemos reprogramar con el tiempo y las circunstancias?

  T.N.: ¡Sure! Somos dinámicos y nos tenemos que dar la oportunidad de reconocernos, permitirnos cambiar y asumir esos cambios. No te quedes anclado en lo que han dicho de ti, actualízate, a menudo y permítete crecer y evolucionar, incluso sorprenderte.

    G.V.: Otra afirmación reflexiva es esa en la que nos advierte de que hay pocas personas sensibles y demasiadas insensibles. Al parecer, hay demasiadas personas desconectadas de otras que «buscan la distracción y el ruido para no tener que pensar.» Me ha llevado ineludiblemente a pensar al uso y abuso de las redes sociales, al tópico de que estamos más conectados que nunca en la historia de la humanidad, pero al parecer no es sino una paradoja. ¿Sucede así?

   T.N.: Digamos que ahora tenemos otras herramientas, pero antes el que quería desconectar desconectaba o igual. Antes se utilizaba el trabajo en maratonianas jornadas laborales, las amigas, el ganchillo, la tele, la lectura, cualquier distracción es buena. El problema es que ahora hemos tomado consciencia del volumen que pueden suponer todas las distracciones juntas.

  Lo que si que es cierto es que a nivel educativo estamos propiciando un individualismo y una insensibilidad que no hace más que perjudicarnos, además, posiblemente, sean causa de las tasas de trastornos psicológicos que sufrimos como la depresión o la ansiedad.

  G.V.: Parte de la filosofía wabi sabi consiste en una transformación personal empezando por un cambio de actitud, una más realista, contextualizada y relajada aceptando la imperfección. ¿Es así?

  T.N.: Sin duda, esa es la base. La actitud es lo que da sentido a lo que percibimos y lo que decide qué respuesta darle al mundo. Si somos capaces de tener una actitud más realista, podremos ajustar mejor nuestras expectativas; si podemos contextualizar lo que nos pasa, podremos darle un mejor significado y una mejor respuesta; y, finalmente, si somos capaces de relajarnos, podremos vivir otra vida diferente de la que solemos, mucho más adaptada y plena, alejada del temor de todo lo que nos podría llegar a pasar.


   Para las y los más curiosos comentar que la editorial Paidós se fundó en 1945 de la mano de Jaime Berstein y Enrique Butelman. Estos dos jóvenes profesores universitarios decidieron publicar a Carl Gustav Jung en Argentina. La primera obra del catálogo de Paidós fue “Conflictos del alma infantil”, en aquel 1945. Muchas felicidades a la editorial por su labor estos 75 años. 

   wabi sabi. Tomás Navarro. Ed. Paidós.

Entrevista a Tomás Navarro por su libro "Yo soy así"