lunes, 24 de julio de 2017

Sonsoles Ónega: "La novela es una invitación a que el lector descubra qué hay después del amor."

Esta semana voy a compartir con vosotros la entrevista que me concediese la periodista y escritora Sonsoles Ónega a raíz de la publicación de su novela 'Después del amor' (Planeta, 2017). Premio de Novela Fernando Lara 2017. Curiosamente al terminar la entrevista me recordó que estuvo también de promoción en Valencia con su anterior novela en 2015. Asentí porque 'coincidimos' en la Feria del Libro de Valencia justamente hace dos años. El entrecomillado es debido a que no nos vimos, ella promocionaba 'Nosotras que lo quisimos todo' (Planeta) en tanto este servidor hacía lo propio con 'El escritor impaciente' (ADD).

A continuación lo que comparto no es la entrevista íntegra, como en otras ocasiones, si un par de enlaces además del oficial de la editorial. En ellos podréis leer las preguntas y respuestas y, como digo, en el de la editorial, el primer capítulo de la novela.

Se aceptan comentarios y sugerencias respecto a este nuevo formato de compartir la entrevista.



jueves, 6 de julio de 2017

Ángel A. Svoboda: «Grandes artistas fueron un desastre en su vida.»

Entrevisto a Ángel A. Svoboda aprovechando su visita a Valencia para presentar su última publicación. Tuve la oportunidad de leer el libro días antes, al proponerme la librería moderar la presentación de ‘Damned Writers’ (Editorial Bululú) junto al autor. Coincido con él, con Ángel y con más lectores no solo en la calidad del libro, escrito e ilustrado por él. También en la convicción de que puede ser un buen libro para los jóvenes lectores, en los centros educativos, para acercarse de una manera diferente a los escritores que aparecen en este libro.

Lo primero que le pregunto es cómo surgió la idea de escribir este libro. «Como todo, surge de la necesidad.», confiesa, antes de explicarme como había estado trabajando en proyecto en los que había desarrollado un estilo propio con personajes conocidos como Marx, Bakunin, Dalí o Picasso… «Enseguida me vino a la cabeza dibujar escritores a los que venero.» También me cuenta que indagó un poco en la vida de esos autores  y que «reunir un grupo de autores de ambos sexos con vidas trágicas y contar las desgracias que les tocó vivir me pareció la mejor manera de rendirles un justo homenaje.» No cabe duda de que es un merecido homenaje, como indica, incluso añade que «ya que nos han dado tanto con su legado literario, qué menos que poner de relevancia su aciaga vida para que los lectores se metan en su piel y disfruten cada palabra de sus obras con conciencia.»

Como en el libro aparecen 23 autores, le pregunto el porqué de este 23, y si hay alguna anécdota detrás de esta elección.

La idea era pensar en una cifra redonda, mitad mujeres y mitad hombres para ser justos. 20 fue el número escogido (10 hombres y 10 mujeres). Pero por el camino apareció John Kennedy Toole, autor de “La conjura de los necios”, quien se quitó la vida al no convencer a ningún editor de que publicara su obra. Y fue su madre, Thelma, quien peleó sin parar hasta conseguir la publicación del manuscrito de su hijo. A Pablo (el editor) y a mí nos pareció un buen nexo de unión entre hombres y mujeres. Por tanto nuestro título cambió de 20 a 21. Y cuando casi estaba terminado el libro caímos en la cuenta de que las hermanas Brontë son tres, aunque aparezcan en la misma ilustración, y de nuevo cambiamos el número por el 23 definitivo.

Otra curiosidad por la que le pregunto es que con tantos autores en el interior no aparezcan unas líneas acerca de él como autor, dentro o fuera.

Es algo que ni siquiera me había planteado. Los importantes son los protagonistas del libro. Ellos tienen calidad demostrada y millones de admiradores en todo el mundo y son los que se merecen todo el protagonismo. Yo me limito a tratar de hacer un libro bonito (como ilustrador) y que haga pensar a los lectores (como escritor) para que intenten entender a estos genios que fueron víctimas de sí mismos, de las circunstancias que les tocó vivir o de diferentes enfermedades mortales.

Sé que una pregunta fácil sería la de su autor maldito favorito, pero prefiero que me dé su opinión acerca de lo que tienen en común estos 23 malditos. Esa visión que nos presenta con esta obra, sobre cómo vemos a estos personajes desde la admiración, la veneración o el respeto pero que no lo tuvieron nada fácil, a menudo gozaron de vidas cortas y desgraciadas.

Esta relación da mucho que pensar. Es una terrible coincidencia que grandes figuras artísticas hayan sufrido tormentos en vida. Ya sea por amor (o desamor), por su vida disoluta o por las convenciones sociales de la época que les tocó vivir, especialmente en el caso de las mujeres. Muchas veces da la sensación de que, cuanto peor está un artista mejores obras hace. Creo que esto ocurre en todos los sectores artísticos. Pintura, música, cine… Mi teoría es que todas las personas con habilidades artísticas tienen tan desarrollada esa parte del cerebro que sufren carencias en el resto, lo que produce un desorden de diferentes magnitudes. Grandes artistas fueron un desastre en su vida. Es la típica mentalidad bohemia desordenada y excesiva. Esta es mi teoría, pero desde luego yo no estoy en posesión de la verdad absoluta. Esto es, claro, en circunstancias de su comportamiento. Pero hay otras circunstancias como comentaba antes que, simplemente, les tocaron en suerte como una maldición. En cualquier caso, me parece una terrible circunstancia común.
Por cierto, mi autor favorito es Lovecraft.

Imagino que en algún momento has pensado, le digo, en la vertiente didáctica de esta obra. Se perfila la bendición y maldición de los personajes incluidos, pero con la intención de que los lectores no se aburran, que busquen más información en caso de que estén interesados en uno en concreto.

Eso es. El libro tiene una clara vocación docente que trata de huir del aburrimiento. La intención es acercar a los neófitos, en mucho casos adolescentes que empiezan a aficionarse a la lectura, a grandes figuras de la literatura, haciéndolas cercanas al contar cómo fueron sus vidas. Creo que en ese sentido el libro es una recopilación resumida de autores indispensables de la literatura que puede servir de ayuda a muchos profesores para hacer más amenas e interesantes sus clases. Siempre he pensado, sobre todo en los últimos años, que en la adolescencia, al menos mi generación, “padecimos” una enseñanza aburrida, basada en clases magistrales en las que se vomitaba una gran cantidad de información de una manera que te resulta difícil establecer conexiones sociales y temporales. A todos nos gusta que nos cuenten historias ¿Por qué entonces nos aburrimos en clase? Es algo que da mucho que pensar. Hace falta una reforma en el modelo educativo, que ya empieza a vislumbrarse en algunos centros con resultados muy positivos.
Con esta información breve que doy de cada autor y por la manera en que la cuento, espero suscitar el interés por la investigación de todos los pormenores de su vida y obra. Si consigo que alguien se aficione a la lectura me parecerá un triunfo y me sentiré tremendamente orgulloso.

Ángel, para terminar, ¿tienes en mente una secuela con más escritores o quizá con otros artistas malditos?

La verdad es que es muy tentador llevar el concepto del libro a otros terrenos que también me interesan como la música, la pintura o la ciencia, por citar sólo unos casos. Esperemos que funcione bien este libro para poder hacer más y ampliar la colección.



Ángel A. Svoboda (Alicante, 1973) Ávido lector de cómics desde temprana edad, se inicia en el mundo "fanzineroso" como colaborador de "Zoom". Se formó en la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Alicante, en la especialidad de Gráfica Publicitaria, e influido por figuras internacionales (David Carson, The Designers Republic, Buro Destruct...), colaboró en la revista "Mala Impresión", y poco después fundó su propia agencia ‘I am, I can’, y más tarde retomar el mundo del cómic rescatando y replanteando un antiguo proyecto: Secretos Arcanos. También trabajó para la desaparecida revista Mister K, y más tarde en Amaniaco, antes de publicar Secretos Arcanos.