jueves, 2 de febrero de 2017

Trenes rigurosamente vigilados, de Bohumil Hrabal


La editorial Seix Barral acaba de editar la novela más conocida de del escritor checo Bohumil Hrabal cuando se cumplen veinte años de su fallecimiento. Basándose en esta novela de Hrabal, ‘Trenes rigurosamente vigilados’ el realizador checo Jiří Menzel dirigió su ópera prima en 1966 una cinta del mismo título, obteniendo el Gran Premio en el International Filmfestival Mannheim-Heidelberg de 1966 y el Óscar a la mejor película extranjera en 1967. El rodaje de la película tuvo lugar en escenarios de la propia República Checa, aunque tras los episodios de la Primavera de Praga en 1968, la película fue prohibida en Checoslovaquia por su tono irreverente y sardónico.

Hrabal situa su novela en un pequeño pueblo checoslovaco cerca de la frontera con Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. El autor ironiza en cierto modo el horror de la guerra con grandes dosis de poesía e ironía y ternura pues el reparto de personajes nos descubre al joven Miloš Hrma que trabaja como aprendiz, al Jefe de estación Zednicek, cuyo ansia por ascender en el escalafón lo lleva a vivir situaciones esperpénticase, a su subordinado, el factor Habička, un empedernido mujeriego, y a la bella telegrafista Zdenka. El verdadero peso de la narración quizá recaiga en el joven Miloš Hrma quien carga con el karma de una genealogía de perdedores y desgraciados y que deberá probar su valor al serles encargada la misión de proteger ciertos trenes estratégicos, indispensables para los planes de dominación del Führer.

Una historia sobre la resistencia frente al invasor alemán, pero también sobre el descubrimiento del amor y del deseo presente en el despertar al mundo adulto de Milos.

Bohumil Hrabal (Brno, 1914-Praga, 1997). Estudió Derecho en la Universidad Carolina de Praga, y tuvo que interrumpir sus estudios a causa de la ocupación nazi de Checoslovaquia. Trabajó como empleado ferroviario durante la Segunda Guerra Mundial y luego fue tramoyista, cartero y obrero metalúrgico, y también trabajó en una planta de reciclaje de papel de libros censurados. En sus obras literarias se reflejan las influencias de Céline y Ungaretti. Durante la década de 1970, el autor fue censurado y prohibido en la Checoslovaquia comunista, y tuvo que escribir y publicar de manera clandestina.

Trenes rigurosamente vigilados, de Bohumil Hrabal. Seix Barral, 2017

2 comentarios:

  1. No conocía este libro. Y me atrae muchísimo, que me gusta leer sobre esta temática. Apuntado me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste, un saludo, Magari.

      Eliminar