lunes, 25 de enero de 2016

LUIS ZUECO: «La Edad Media nos gusta a casi todos, la tenemos idealizada, pero fue una época oscura».



Entrevisto esta semana a Luis Zueco (Borja, 1979) es novelista, historiador, investigador y fotógrafo. En la actualidad es el director del Castillo de Grisel, fortaleza medieval convertida en hotel con encanto. Además, es ingeniero industrial, licenciado en Historia y máster en Investigación Artística e Histórica, miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos, vicepresidente de la Asociación de Amigos de los Castillos de Aragón y colaborador, como experto en patrimonio y cultura, en diversos medios de comunicación.

Ha publicado la novela histórica ‘Tierra sin rey’, la guía ‘Castillos de Aragón: 133 rutas’, y con su novela ‘El escalón 33’ recibió la Mención de Honor en el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza 2012, el Premio al Mejor Thriller Histórico 2012 de la web Novelas Históricas y fue seleccionada en el I Certamen de Novela Histórica Ciudad de Úbeda.
En este caso le entrevisto por su última novela, ‘El castillo’ (Ediciones B, 2015).

La Edad Media no es como nos la han contado a menudo, con esos tintes de romanticismo, más bien era un tiempo de luchas, desigualdades y muertes.
Sí, claro, porque la Edad Media nos gusta a casi todos, por lo que sea o por muchas cosas, porque la tenemos idealizada, porque nos gustan los caballeros, las princesas, las justas, los dragones…, está todo en un enjambre que hace que la Edad Media sea muy atractiva, pero claro, es que la Edad Media no fue así, hay que tenerlo en cuenta. Fue una época oscura en contraposición con la época romana de declive, pero no tanto, que a veces somos injustos, que los romanos parecen los mejores del mundo; en algunos momentos es más justa la sociedad medieval que la romana aunque parezca una barbaridad. En la época medieval no había esclavos y en la sociedad romana sí había esclavos, a los romanos los tenemos por muy civilizados pero existían los esclavos. La Edad Media es una época oscura y las batallas eran mucho más pequeñas en número de lo que tenemos pensado, pero muy sangrientas, porque el material era muy duro. Era eso, una época en la que los cristianos, porque los musulmanes eran otra historia, sufren muchas calamidades sobreviviendo en las montañas, en inferioridad y eso hay que tenerlo en cuenta en la novela.

Respecto a los musulmanes, tal vez estaban más desarrollados en algunos aspectos respecto a los cristianos.
Por supuesto, en todos los aspectos, la sociedad, etc.  Para empezar, los musulmanes son urbanitas y la época medieval cristiana no es urbanita. Los musulmanes tienen una serie de gustos, de refinamientos, tienen cosas que tenían los romanos, por ejemplo el comercio…  Es otro concepto de sociedad que tiene muchas cosas de las anteriores, podemos decir que los salvajes éramos nosotros.

Y además nos resistíamos a ser culturizados.
Eso pasa muchas veces en España, también en la época de la guerra de la independencia, en el fondo las ideas francesas: la libertad, la igualdad, eran las ideas que venían. Queríamos a nuestros reyes, pero la modernidad era eso; es como ahora cuando quieres llevar la democracia a lugares que no saben qué es la democracia. Claro, si no saben lo que es la democracia ¿cómo la llevas?

Casi va al hilo de una frase de la novela, ‘Son muchos los que te pisan cuando estás en la cima, pero pocos los que te empujan para lograr tus sueños’. Parece seguir vigente entonces y ahora.
Sí, bueno, en la novela aparecen muchos nobles, y la relación entre los nobles y reyes es la política, la política ha cambiado muy poco. Por tanto, los intereses, las cuchilladas que había en la Edad Media eran peor que ahora, porque era entre hermanos, ahora por lo menos es entre contrincantes a políticos, pero claro, en aquella época era porque si tú querías reinar solo había un rey; si hay un primogénito tú no vas a ser rey, no porque no seas capaz sino porque yo existo, si yo dejo de existir tú puedes ser rey, esto crea un problema moral importante y más cuando tú, a lo mejor, te has casado con una reina y sí que podrías ser rey, era complejo. Por ejemplo, en el reino de Pamplona, al empezar la novela el reino de Pamplona controla todo en el norte, si el reino acaba su apogeo es precisamente porque muere el rey y se divide la herencia entre todos los hijos; entonces claro, crea unas disputas entre ellos. 

Ellos lo hacían muy bien, ya cuando nacías sabias que ibas a ser rey. Por ejemplo, cuando nace el primer hijo de Sancho lo llama Ramiro, Ramiro no es un nombre de la dinastía pamplonesa, entonces no va a ser rey; al siguiente lo llama Sancho, los reyes de Pamplona solo se pueden llamar Sancho o García, todo tiene su porqué. En Barcelona solo puedes ser rey si te llamas Ramón o Berenguer, si te llamas Pedro no vas a ser rey. Aun así, las relaciones familiares siempre son complicadas.

Para Lope de Ferrech la valentía, la destreza o la inteligencia eran cualidades importantes, pero el mayor don de un hombre era la confianza en uno mismo.
Si, el concepto es atemporal, era como en la Edad Media. Él es un noble nuevo, un noble bajo, lo ha conseguido su padre, él tiene que sacar provecho de lo que ha conseguido su padre; él sabe que está en el escalafón más bajo, pero está en el escalafón de la nobleza, antes sí que podía ascenderse políticamente, sabe que puede hacerlo, pero tiene que acertar con sus aliados y sus estrategias, y una parte de la novela es que intenta acercarse a la persona adecuada, se mueve en el ámbito más político de la novela.

La Iglesia también muy presente, ¿quién infringía las leyes de Dios solo podía recibir la muerte como castigo?
Si, en principio sí, estamos en una época donde la religión lo marca todo, está muy influenciada, estamos cerca del año 1000, bueno, pasamos el mil, pero queda todavía el problema del cambio de milenio, todavía no es la gran iglesia medieval que controla todo, pero está en camino y eso se nota en la vida de la gente, todavía queda algo de paganismo; pero sí, sí, efectivamente, la iglesia medieval es muy fuerte.
Muchas gracias y mucha suerte, Luis.

Por Ginés J. Vera

2 comentarios:

  1. Interesante entrevista y, como se comenta en ella, somos muchos los interesados en la edad media, pero pocos los que la conocemos a fondo y aportamos conocimientos sobre ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Ramón, tienes razón; ya puestos, cómo no acordarse de otra novela 'La campana de la torre de la Vela'. Gracias y un saludo.

      Eliminar