lunes, 17 de marzo de 2014

RAMÓN ALCARAZ: «Las grandes editoriales prefieren un nombre que suene, da igual el contenido del libro.»

Ramón Alcaraz reside en Madrid aunque es natural de Cartagena (Murcia). Dirige actualmente el taller literario ‘El desván de la memoria’, compaginándolo con la redacción y corrección de textos para diversos medios, empresas y autores, además de colaborar en diversos proyectos para el desarrollo de guiones para series de televisión. En esta entrevista le pregunto por su labor como editor de El desván de la memoria.

¿Cómo y cuándo surge la idea de crear la editorial El desván de la memoria?

La editorial nació hace 3 años a partir del taller de escritura del mismo nombre, que se inició  en 2002. Fue una forma de “premiar” el trabajo y esfuerzo de los alumnos durante tantos años, y también para abrir el camino de la publicación a nuevos autores, posibilitar que accedan a la edición en un mundo que es complicado y difícil para los comienzan.

El lema de la editorial es Editamos sueños. ¿Qué tiene en cuenta a la hora de decidirse por un manuscrito, para publicarlo, de entre todos los que le llegan periódicamente?

Algo tan sencillo como que el libro me guste, da igual por el motivo que sea: por original, novedoso, intrigante, emotivo, curioso, intrigante…; en definitiva, que lo considere especial.

Una vez publicado, un factor importante para llegar a un buen número de lectores es la distribución, háblenos de ello desde El desván de la memoria.

Con la distribución en papel he tenido y tengo un gran problema, igual que el resto de las pequeñas editoras y en general la gran mayoría de las que empiezan. Me puse en contacto con todas las distribuidoras nacionales (son muy pocas, y poseen el control absoluto del mercado). Todas me dieron respuesta negativa, porque solo les interesa que se les presenten autores ya con nombre, famosos…, y no les interesa tomarse la molestia siquiera de ver lo que contienen los libros. Les da igual la calidad o el contenido, lo que buscan es rentabilidad segura y rápida. Por suerte, internet es una nueva vía de comunicación que permite saltarnos lo que antes era indispensable. Ahora es posible que los lectores pidan los libros a la editorial a través de su web o que las editoriales tratemos directamente con las librerías. Eso en lo que se refiere al papel; en el libro digital no hay fronteras en ese sentido, los libros electrónicos pueden llegar a todos los lectores y a cualquier lugar del mundo.

Algunos escritores diletantes sueñan con ser llamados por una gran editorial, no solo por el prestigio sino por la distribución y la promoción, tanto de la obra como del autor. ¿La comercialización debe ser un compromiso entre ambos, entre el autor y la editorial en cualquier caso y con El desván de la memoria en especial?

El compromiso del autor es fundamental. Como he dicho, internet ha cambiado por completo todos los cauces de distribución, difusión y publicidad de los libros, y eso permite a un escritor acceder con más facilidad a la publicación. Pero al mismo tiempo exige tiempo, dedicación y esfuerzo para darse a conocer. Lo más importante para mí en el mundo editorial es que no hay fórmulas de éxito para un libro; al final son los lectores los que deciden si un libro gusta y funciona, es el boca a boca de siempre. Ahora mismo, un autor o una editorial pequeña puede generar tantos lectores como una gran editorial invirtiendo mucho dinero en campañas. Yo solo les pido a mis autores que trabajen bien sus libros, sin pensar en todo ese mundo que es extraliterario; lo importante es la calidad, que el libro sea bueno, porque eso será la base de cualquier posible éxito.  

¿Qué opinión le merecen los nuevos formatos de edición y lectura digital, los libros descargables, frente a las ediciones tradicionales impresas?

Es innegable que los nuevos formatos son una realidad, quien sea ajeno a esto y quiera “aferrarse” al papel, se equivoca. Son dos mundos que yo creo van a coexistir sin problema, no son enemigos ni son incompatibles, al contrario.

La piratería digital es otro tema del que me gustaría saber su opinión, pues hasta los grandes autores, los que viven de las ventas de libros, se quejan del daño que supone ese concepto, quizá no bien entendido, de cultura libre y gratuita.

La piratería es un mal alimentado por tres frentes; por un lado quien piratea, por otro lado quienes descargan ilegalmente y por último unas leyes y estamentos políticos que no atajan el problema desde su origen. Es también una cuestión ética, de conciencia personal y de dar su valor a los creativos y a los artistas. Hemos de ser conscientes de que un valor cultural supone un enriquecimiento personal que debemos sustentar pagando a los autores por su trabajo. Efectivamente, no hemos de malinterpretar el concepto “libre y gratuito”, porque es necesario que haya gente que trabaje y dedique su tiempo para que exista aquello que nos entretiene, nos divierte o nos beneficia intelectualmente. No solo hablamos de propiedad intelectual, sino de todo un mundo laboral en torno a las actividades y creaciones artísticas.

Ha habido mucho rio revuelto con los conceptos primero de la coedición y actualmente de la autoedición. ¿Cómo ve esta problemática de los autores que quieren ver su libro publicado a toda costa desde El desván de la memoria?

Yo siempre digo que el problema en el mundo editorial es que en él encontramos dos tipos de personas, las que aman la literatura y los libros y las que están por puro negocio. Yo veo bien que un autor autoedite o coedite, si con ello va a dar a conocer su libro y puede abrirse puertas a seguir escribiendo y contar con más lectores. El problema viene cuando esas autoediciones o coediciones (que a veces son autoediciones encubiertas) suponen unos costes excesivos, con obligaciones para el autor en cuanto a la venta de un número de libros o haciéndole creer que su obra va a estar en los escaparates de las grandes librerías. Hay que tener cuidado y alejarse de falsas promesas pagadas a precios muy elevados. Yo aconsejo  reunir toda la información posible, comparar costes y condiciones y decidir.
Según las estadísticas España es uno de los países de la UE que más libros edita, pero en los que menos se lee y menos se ‘entiende’ lo que se lee. ¿A qué cree que es debido y qué puede hacerse para estimular los hábitos de lectura?
Esa es una cuestión educacional. Leer sabemos todos, pero interpretar y dar razón a lo leído es otra cosa. Esto nos lo han de enseñar desde pequeños, aunque quizá también sea un problema del ritmo vertiginoso en el que vivimos: corremos para todo, vivimos sin tiempo, ingerimos comida rápida, nos estresamos por todo…; no pensamos que es mejor hacer poco y bien que mucho y mal. Kant decía que los verdaderos enemigos de los libros no son los que no leen, sino los que los devoran sin sacarles su sentido.

A menudo vemos en las mesas de las librerías fenómenos superventas oportunistas, desde los vampiros a la Guerra Civil, pasando por el thriller nórdico o la novela erótica. ¿Qué opina de estas modas, son alentadas por las editoriales? ¿Debemos celebrarlas por efectistas si consiguen que gente que no suele leer se acerque a los libros?

Las grandes editoriales no arriesgan, porque quieren rentabilidad y para ello quieren ir sobre seguro. Por eso se lo ponen tan complicado a los autores noveles; prefieren un nombre que suene, da igual el contenido del libro, incluso aunque sean famosos de televisión y no escritores. Lo mismo pasa con los temas de moda. De pronto un libro sobre vampiros es un éxito y todas las editoriales buscan historias similares, quitan los libros que había en los escaparates e inundan con el nuevo tema de moda, y así hasta el próximo “boom”. Yo no me opongo a que la gente lea lo que quiera, los lectores no son tontos y hemos de respetar si lo que quieren a veces es solo una lectura de evasión. No podemos quejarnos al mismo tiempo de que no se lee y de que se lee mucho y malo. Entre no leer y leer, es mejor que se lea; con el tiempo uno se va teniendo más criterio y volviéndose más selectivo.

Siento curiosidad por algo que he leído, llamado “generación blogger” de escritores.

El fenómeno de los blogs nació hace unos años como un espacio personal y un medio de expresión y forma de compartir experiencias, actividades, aficiones… Fue interesante porque daba visibilidad a lo que se escribía y además permitía recibir opiniones y retroalimentarse de los lectores. También era una forma de mantener una disciplina y de ser constante, además de ir creando círculos de personas en torno a temas, propuestas y grupos. Yo lo considero el germen de lo que luego generó el movimiento de redes sociales como Facebook y Twitter, más dinámicos. Volvemos a lo que decía antes, internet ha “revolucionado” las formas de distribución y difusión de los escritores, y todo esto es una prueba de ello.

También, que no se me olvide, me interesa especialmente su trato particular con los autores, las primeras obras, la generosidad indudable en la labor que desempeña.

Es importante pensar que yo, antes que editor, he sido (y soy) profesor y cuido especialmente a los autores, porque mi prioridad es su formación literaria y que trabajen buenas obras, con honestidad. Solo soy alguien que les posibilita la entrada a un mundo tan complejo como fascinante, en el que han de perseverar sin dejar de intentar pasarlo bien.

Algún consejo o recomendación para los lectores que se hayan interesado por saber más de El desván de la memoria.

Este es un proyecto que se inicia desde la literatura y que su editorial es apenas una parte del intenso trabajo que se ha desarrollado durante muchos años. Ya se oye hablar de una Generación del Desván, con autores que se van consolidando y que incluso publican con grandes editoriales, mientras otros se inician en su primera publicación. Lo que yo pido a los lectores es que no olviden la labor de las pequeñas editoras y que se interesen por sus libros; que piensen que muchos autores que luego son conocidos han publicado por primera vez en ellas, porque  apuestan por la calidad de los contenidos, no por intereses ni por modas.
Muchas gracias y mucha suerte, Ramón.
Enlace a la editorial El desván de la memoria.


Por Ginés J. Vera.

46 comentarios:

  1. Interesantísima entrevista que explica detalles del nuevo mundo editorial y profundiza también en el cambio del papel del autor.Enhorabuena al entrevistador y -cómo no- al entrevistado, profesor y amigo Ramón. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario, Dorotea.

      Eliminar
  2. Buena entrevista, Ramón. De acuerdo en lo de lso famosos y que las editoriales no se mojan. A la larga saldrán perdiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por visitar este blog Abanico de libros. Un saludo.

      Eliminar
  3. Sí, saldrán perdiendo porque gracias a las nuevas tecnologías ya no disponen de un control absoluto.

    ResponderEliminar
  4. http://nelygarcia.wordpres.com. Buenas respuestas que confirman el difícil mundo de la publicación, que ya conocíamos.
    El mundo creativo siempre ha sido, es, y seguirá siendo complicado; lo importante es la perseverancia, acompañada de creer en uno mismo, pues sin esa creencia es imposible continuar.
    Cada escritor es un mundo y debe de desarrollar su propia línea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen comentario, gracias Nely García. Un saludo.

      Eliminar
  5. Muy buena entrevista. Todo un profesional y una persona maravillosa.
    Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tu visita y tu comentario, Celia. Un saludo.

      Eliminar
  6. Muy buena entrevista. Todo un profesional y una persona maravillosa.
    Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me parece una muy interesante entrevista, y es mucho lo que aprendemos del mundo de la escritura y las editoriales con la cercanía de tus documentadas palabras. Gracias por compartir estas noticias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Esperanza, en especial por haberte acercado a este blog y haber compartido tu opinión. Un saludo.

      Eliminar
  8. Una entrevista muy interesante. Coincido contigo en lo de las grandes editoriales, van sobre seguro pero se pierden muchas novelas y autores que llegan a los lectores de una forma muy especial. Desde que tengo el blog estoy conociendo (literariamente hablando) unas novela y unos escritores que no tienen nada que envidiar a los "consagrados". Si no fuera por el blog, me hubiera perdido un montón de buenas lecturas ya que en las grandes librerías lo primero que te ponen delante para acaparar tu atención son los best sellers de autores de nombre, y ahí (yo me incluyo) caemos la mayoría. No obstante, existen muchos escritores buenísimos que todavía no han tenido la oportunidad de aparecer en la mesa central de una librería como, digamos, La casa del libro. Desde mi blog tienen todo mi apoyo, y felicidades a ti por la entrevista.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Laura. Gracias y un saludo.

      Eliminar
    2. La labor que hacéis desde los blogs es magnífica, aportáis una referencia honesta de los libros que reseñáis, hasta el punto de que cada vez mayor número de lectores confían más en esas reseñas que en las poderosas campañas editoriales de publicidad. Como vemos: "el dinero no todo lo puede", aunque aún queda camino por recorrer.
      Gracias. Un saludo

      Eliminar
  9. Dos grandes conocedores del mundo literario, dos grandes personas y dos grandes amigos. No sé cuántas veces he releído y releído ya la entrevista :-) Un abrazo gigante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Ricardo, no sé que decir. Bueno, sí, felicidades por lo que tú ya sabes y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Unas muy buenas preguntas y unas excelentes respuestas. Ojalá se encontraran más editores que pensaran como Ramón y que mimaran tanto a sus autores y lo digo por experiencia. Felicidades por tu empeño y mucha suerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y tus palabras Maria José Moreno. Un placer, saludos.

      Eliminar
  11. Dos cosas: Una, me ha gustado la entrevista y sobretodo conocer un poco más a "mi profesor" que me está inyectando el veneno, y su pasión, por la escritura. Luchar por un sueño y creer en él, tiene toda mi admiración. Ramón, ahora que te veo en una foto, noto la ilusión por la empresa que te has propuesto llevar adelante. Se te nota. Y dos, qué miedo me da, todavía desde muy lejos, asomarme a ese mundo de "el pez grande se come al chico", de la ley de la oferta y la demanda. Un abrazo y enhorabuena a entrevistador y entrevistado. (JoaquinGD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo y mi agradecimiento por tu visita y tus palabras Joaquin GD. Saludos.

      Eliminar
    2. Bueno, Joaquín, el único "miedo", si es que lo hay, lo hemos de tener a "enfrentarnos" con la labor de escribir, para hacerlo lo mejor posible y con paciencia, interés y ganas. Lo "otro" es una lucha diferente, pero no le hemos de dar más importancia que a lo que realmente nos gusta. Puesto todo en una balanza, las satisfacciones que nos da escribir (aunque a veces cueste) han de pesar mucho más que todo lo demás. Si lo hacemos así, lo tenemos todo ganado y poco que perder. ¡¿Quién dijo miedo?!

      Eliminar
  12. Una entrevista muy interesante. Le doy la razón a Ramón, los autores noveles lo tenemos francamente dificil para publicar, y es que el negocio es el negocio, y mientras los fenómenos de masas continuen generando tanto dinero, las grandes editoriales seguirán por ese camino, y nosotros los escritores noveles seguiremos teníendolo difícil; pero seguiremos escribiendo, simplemente por el puro placer de hacerlo, que no es poco
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez tengas razón, Carmen Andújar, seguiremos escribiendo, claro que sí. Un saludo agradecido.

      Eliminar
    2. Tú lo has dicho Carmen: "no es poco" :)

      Eliminar
  13. Está muy bien, toca todos los temas.
    Un saludo para todos

    ResponderEliminar
  14. Admiro a Ramón, mi "profe" en este difícil arte de la escritura. Como de costumbre, su análisis de la realidad editorial es preciso y contundente. Da gusto leer sus opiniones. Estupenda entrevista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y tus comentarios, Lydia. Un saludo.

      Eliminar
  15. Ramón, un placer leer tu análisis del mundo editorial y de las letras en particular. Seguiremos a tu lado aprendiendo y disfrutando de tu compañía. Excelente entrevista. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa Molina, celebro que te haya gustado la entrevista. Un saludo.

      Eliminar
  16. Me ha encantado la entrevista, siempre es un placer "escuchar" a Ramón, un fantástico profesor de creación literaria con el que aprendí un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo y gracias Isabel Keats por tu visita y tus palabras.

      Eliminar
  17. "Según las estadísticas España es uno de los países de la UE que más libros edita, pero en los que menos se lee y menos se ‘entiende’ lo que se lee. ¿A qué cree que es debido y qué puede hacerse para estimular los hábitos de lectura?"

    Me gustó la entrevista y, sobre todo, la respuesta a esta pregunta. Me la imagino, como siempre: tranquila, con esa voz sosegada y ese deje irónico, casi imperceptible que se escapa, o bien con la sonrisa o por el brillo de los ojos.
    Si acaso, añadiría algo, todavía creemos en los milagros; si bien ya no tanto en los espirituales, en la lotería, en ese golpe de suerte que nos ponga todo patas arriba, sin duda continúa latiendo. Quizá por eso se publiquen tantos y se lean tan pocos, quién sabe, quizá con leer uno nos baste para sabérnoslos todos.
    Y quizá ahí radique mi admiración y tu manera de entender la literatura; no lo importante no son los libros, ni la cantidad e incluso, si apostamos fuerte, la calidad; lo importante en quien lo escribe, la tarea de escribirlo, quien lo lee, su lectura e incluso, si ha salido fallido, que la papelera nos sonría cuando lo tiramos.
    Felicidades por la entrevista
    y un enorme abrazo.
    XoseAntón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero agradecerte Xosé Antón tus palabras, el detalle de seleccionar una de mis preguntas y tu comentario, tan acertado. Un saludo y de nuevo gracias por tu visita a este blog.

      Eliminar
    2. Podemos pensar que la papelería siempre nos sonríe. La papelera se alimenta de lo que "desechamos", y eso significa que escribimos. Solo estará triste cuando no le llegue nada, ni una mísera cuartilla emborronada. Cuanto más recibe, es que más producimos. Se lleva todo malo y queda lo bueno, lo que es cada vez mejor. No hay nada mejor que la satisfacción personal, y eso no nos lo debe quitar jamás nadie, nunca.

      Eliminar
  18. Felicidades a Ginés, que no te conocía, y Ramón, mi reciente profeso. Como todavía soy un "proyecto de escritor", de momento veo algo lejana la problemática de las editoriales y las luchas por conseguir que le publiquen a uno, por tanto no puedo opinar demasiado.
    Otras dos cuestiones de las que si me gustaría dar la opinión, en mi condición de lector empedernido son, de una parte el binomio tablet/libro, que en mi caso tengo que reconocer se incluina - sin descartar la otra opción - a favor del romanticismo de sentir peso, olor y color de la literatura en mis manos, mientras ojeo y hojeo los libros de papel; de otra parte coincido en la preocupación sobre la escasa afición a la lectura en nuestro país y como bien dice Ramón, vale más leer algo aunque sea mala literatura que nada. Me preocupa enormemente, y a la vez considero que es un reto del que hay que sacar partido, el extraordinario auge y uso extendido de los móviles entre los jóvenes y no tan jóvenes, para facebook, wasapp, twiter, y tengo la sensación que es lo único que leen muchos de ellos. En este sentido, considero que como la tecnología "barre por abrumadora mayoría" hoy en día por el poder seductor de la misma, es en la dirección de las redes sociales donde hay que hacer el mayor esfuerzo educacional, divulgativo, y de marketing si me apuras, para enganchar en la lectura de literatura a la gente. Es una auténtica revolución y hay que sumarse a ella.Otro problema es cómo ponerle trabas al pirateo que es otro reto tecnológico importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José María, como hoy es san José, permíteme que te felicite en primer lugar por ese motivo. También agradecerte este comentario (y visita al blog) en el que estoy de acuerdo. Mis (humildes) libros los tengo en formato ebook un poco, o un mucho por lo que dices. A ver si entre todos los implicados, autores incluidos, hacemos ese esfuerzo para fomentar el hábito de lectura entre jóvenes y no tan jóvenes. Un saludo.

      Eliminar
  19. Gracias, José María. Yo soy optimista.

    ResponderEliminar
  20. Interesante entrevista, Ramón.
    Estoy de acuerdo contigo, pero no del todo en cuanto a la piratería, la cual surge cuando el mercado no da satisfacción al cliente, entonces éste busca otros cauces. Además, para los escritores que somos poco conocidos puede significar una forma de promoción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario en Maleta de libros. Tienes razón, aunque no comulgo en general con la piratería como fin para lograr objetivos interesados, me recuerda con sus matices al plagio literario. Por lo demás, habría que buscar, en efecto, formas racionales de promoción para los autores noveles. Un saludo y feliz día de san José.

      Eliminar
  21. Sí, Enrique, ya decía que es un problema que hemos de ver en tres frentes.
    Gracias. Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Una gran entrevista de la que se entiende el difícil mundo de la literatura y lo complicado que lo tienen quienes la apoyan desde todas sus vertientes.
    Me ha producido gran malestar, como siempre, he de decir, el hecho de que seamos un país editor, comprador ferviente de libros...que no entendemos...y en el que se continúa leyendo poco, cosa, por otra parte que no deja de sorprender dicho lo anterior.
    Mi aplauso por esta nitidez de ideas, por este afán tuyo de llegar a quien escribe e ir dándole la mano por los vericuetos de la propagación que tantas trabas encuentra.
    Desconozco este mundo ya que no formo parte de él como escritora, pero sí como lectora empedernida y reconozco que mi camino es mucho más fácil que quienes me proporcionan dicho placer.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marinel, agradezco tu visita y comentario. Espero que un día te animes a dar el salto de lectora a escritora. Un saludo.

      Eliminar